Pepe Rodríguez: “En Lugo fui muy feliz”

000Pepe

¿Cómo es la vida de Pepe Rodríguez a día de hoy? ¿Por dónde andas?

Vivo en Murcia, me asenté aquí en las dos temporadas que entrené aquí cuando compré mi vivienda. Ahora mismo colaboro con UCAM Murcia llevando a los jóvenes, estoy en el equipo junior, lo que me hace sentirme entrenador y matar el gusanillo.

¿Tienes algún proyecto de futuro?

En principio la realidad es la que tenemos, hay una crisis tremenda y el baloncesto ha salido muy perjudicado. La empresa privada no invierte y la administración pública tiene los problemas que tiene. Las posibilidades de entrenar en nuestro país se han reducido.

En este momento esperamos que la economía se recupere y salgamos de esta travesía en el desierto. Mi objetivo es seguir con la base de UCAM Murcia, creo que el club está contento y hay predisposición para continuar, por lo tanto creo que sería lo más factible.

¿Qué tiene que cambiar para superar esta crisis en el baloncesto?

El tema económico para empezar. Ahora mismo caminamos hacia un modelo de baloncesto de hace 30 años, semiprofesional, donde los jugadores compatibilizan estudios y baloncesto, o trabajo y baloncesto como nos pasa a los entrenadores.

La estructura de la FEB, con ligas Oro, Plata y Bronce en su momento no tiene lugar. Quizás la Leb Oro debería reunir más equipos, habría que potenciar la EBA y quizás sobre Plata. Así la EBA podría ser un buen trampolín a profesional para los jugadores.

¿Has seguido este año a Breogán? ¿Qué te ha parecido la temporada?

Lo he seguido en la distancia. Viví una época muy intensa allí y dejo buenos amigos, a través de los que sé de primera mano cómo está la cosa alrededor del club y ese sentimiento que no se pierde con el que me siento muy identificado y que sigue vivo dentro de mí.

Al equipo lo he visto como en las últimas temporadas. Quizás más sólido en liga regular, pero en playoff hubo la mismo problemática de otros años: llegamos muy castigados al mismo. Recuerdo que en mi primer año perdemos a Betinho, la referencia de aquel equipo, en el segundo perdemos a nuestro alero Krabbenhoft que llega con una presencia testimonial al playoff. Y aún en mi tercera temporada Schaftenaar se rompe en pretemporada, tiene que operarse y no juega a buen nivel hasta la segunda vuelta. Es una problemática que nos ha marcado siempre. También la problemática del futuro incierto con la Diputación y con Estudiantes y que siguen presentes y hacen daño.

Hablando de la LEB en general, ¿qué opinión te merece esta temporada que parece que por fin habrá ascensos?

Me parecen fundamentales ambos ascensos si finalmente se producen porque estábamos entrando en una dinámica peligrosa en cuanto a descensos, forma de enfocar los proyectos… que tendrían consecuencias para jugadores y entrenadores.

En cuanto al nivel mentiría si no dijese que ha descendido claramente. Por ejemplo, los americanos buenos de la liga ACB de hoy son los que habría en anteriores LEB. El nivel ha bajado, y no tiene que ver la liga de los dos o tres últimos años con los últimos 9.

¿Qué echas de menos de Lugo? ¿Y qué es lo que no echas de menos?

Echo de menos muchas cosas. Estaba muy integrado e identificado en la ciudad. Como hombre de norte que soy echo de menos la amabilidad de la gente, el verde, la piedra… me sentía muy bien allí. Yendo ya a lo material, la gastronomía, disfrutaba de manjares exquisitos. Echo de menos también mis paseos por la muralla y el Miño. También el contacto con gente más próxima, y que aún ahora tengo contacto en la distancia o a través de las redes sociales, no es lo mismo. ¿Qué no echo de menos? Nada. Durante todo ese periodo fui feliz, aunque mi salida fue traumática por no ser esperada, pero fue algo puntual.

Bueno, la gente suele quejarse del clima…

Bueno, he de decir que pillé inviernos buenos y primaveras tempranas, pero parece que este último año y medio no ha sido tan bueno. Pero me gusta ese clima.

¿Cual dirías que ha sido tu peor momento deportivo en Lugo?

La salida, por lo traumático de la misma. No tuve momentos duros, trabajé en una línea buena y con resultados ajustados a lo que aspirábamos. Cuando me comunican que prescinden de mis servicios, honestamente, no me lo esperaba. Estábamos en sexta posición, en playoff, y existiendo precedentes de que en mis segundas vueltas el equipo va para arriba. Me pilló por sorpresa, y es que no fue debido a cuestiones deportivas sino por cuestiones que van más allá. Tampoco soy la persona más simpática del mundo y puede que pesara. Falló la comunicación.

En tu salida hablaste de un modelo propuesto desde la secretaría de 7+5. ¿No crees que sea esta una concepción equivocada?

No hay que estancarse en modelos herméticos. No son más que palabras, sin desmenudear todo lo que hay detrás. Cada proyecto tiene sus circunstancias: puede valer un año una cosa y otro no. Hay que ser abiertos de mente y tomar decisiones en base a las circunstancias: no todos los años dispones del mismo dinero, o el propio mercado puede marcar las aspiraciones. Es difícil, pero no creo en modelos. Además los números a todos los niveles hacen daño, también a nivel estadístico, o encasillando en una posición a los jugadores.

Sobre la importancia de la cantera, tampoco hay que ser populistas. Burgos ha subido sin jugadores de casa, Vitoria mete mucha gente sin ningún jugador de allí. Es más, he tenido jugadores más comprometidos nacidos a 10000 km de la sede del equipo.

Muchos te consideran el artífice de la vuelta de la ilusión a Lugo, cuando el club iba cuesta abajo, y tras tu llegada poco a poco comenzamos a recuperar la ilusión. ¿Percibías ese crecimiento en el ambiente?

Sí, era imposible no hacerlo. No soy de las personas más sociables del mundo, pero me empapaba de ilusión en la calle, en los partidos… Fui muy consciente de un cambio y un antes y un después; y de ser una persona querida y respetada. Mi estancia fue una etapa feliz, trabajando en aquello que te gusta y siendo respetado.

Y para finalizar con buen sabor de boca, te pediría un momento positivo de tu estancia en Lugo, algo de lo que realmente guardes buen recuerdo.

Me cuesta decir un momento. Me viene a le memoria el momento en el que superamos a León en playoff, en el cuarto partido. Ahí se da una grandísima comunión entre afición y equipo, con todos en la pista, y además trae el premio de jugar con el gran rival, Obradoiro. Fue la sensación más mágica. La vuelta de la ilusión, de sentirnos breoganistas.

Advertisements

About Vinicius

Breoganista de hélice. Baloncesto e ciclismo. Chairego, lucense, galego. HBO fan. Namorado da miña terra.

Posted on 31 Maio 2014, in Entrevistas and tagged , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Grande Pepe, siempre.

  2. Moi boa e interesante entrevista, dende aquí desexarlle o mellor a Pepe Rodríguez.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

Baloncesto con P, de Palencia claro

todo por Palencia Baloncesto

@KIAenZona

Información sobre o Club Baloncesto Breogán S.A.D.

Blogoncesto

Información sobre o Club Baloncesto Breogán S.A.D.

ZonaOCB

Información sobre o Club Baloncesto Breogán S.A.D.