El Día de los Enamorados (1ª parte)

A lo largo de la historia del Breo hubo fechas inolvidables, el primer ascenso a la ACB de la historia (1984), la primera victoria contra el Barcelona (septiembre de 1999) y otras muchas; pero hay una fecha que está grabada a fuego en la historia de nuestro equipo: 14 de Febrero de 1987.

En aquella temporada las cosas no iban muy bien, un entrenador voluntarioso pero con poca capacidad para llevar al equipo, algunos fichajes que no estaban rindiendo lo que se esperaba de ellos…en fin, cosas que todos los años le ocurre a algún equipo. Jugaban en aquel entonces en el Breogán: Manel Sánchez (en la que fue una de sus mejores temporadas, se le llamaba “el tercer americano del Breogan”), Art Housey (pivot que venía del Joventut, tenía un físico espectacular, con una gran musculatura en la que cada músculo estaba perfectamente definido), Rudy Woods (había llegado 3 meses antes de Italia para sustituir a Victor Anger. Esa fue la única de las 2 temporadas que estuvo en Lugo en donde dio el callo), Nino Morales (un alero que…bueno, ni fu ni fa) y Manel Bosch (un base de 1’80 que ya estaba en la treintena, con un tiro tan peculiar como efectivo). Nos visitaba el Oximesa de Granada, que al igual que nosotros estaba en la parte baja de la tabla. El partido era de vital importancia para los dos equipos, ya que una derrota nos pondría muy complicadas las cosas tanto a nosotros como a ellos.

https://i0.wp.com/www.blaugranas.com/media/galeria/25/9/7/0/3/n_f_c_barcelona_baloncesto-2043079.jpg

Art Housey con la camiseta del Joventut

El ambiente que había en el Pabellón Municipal era como siempre fue o incluso más “caliente” de lo habitual; era una auténtica olla a presión, ya que todos sabíamos la enorme importancia que tendría conseguir la victoria. Cada canasta del Breogán era un atronador estallido de júbilo, y cuando parecía imposible que los decibelios pudiesen subir más en la siguiente canasta anotada aún era más ensordecedor el grito de alegría de la gente. Por contra cada ataque del Oximesa llevaba consigo unos abucheos y unos pitidos igual de ensordecedores.

Y así llegamos a los últimos segundos del encuentro, con el Oximesa ganando por un punto y bola en posesión nuestra.

Y entonces ocurrió.

Le llegó el balón a Nino Morales, quien intentó anotar debajo del aro: falla porque le hacen una personal que no pitan, pero coge su rebote y en el último segundo vuelve a lanzar y le vuelven a hacer otra falta, pero esta vez el árbitro que estaba enfrente la pita y además el balón entra. En el pabellón se desata el delirio, pero viene el otro árbitro (que era, si no recuerdo mal, Mateo Ramos) y se acerca a hablar con el árbitro que señaló la falta. Ambos dialogan unos momentos y finalmente deciden acercarse a la mesa de anotadores y solicitan hablar con el delegado de la mesa (que es de Ferrol y se apellida Rivas). Ambos hablan dentro de la pista durante un par de minutos que a todos se nos hicieron eternos, y cuando acaban de hablar los árbitros señalan el final del encuentro y dicen que la canasta fue fuera de tiempo, cuando al día siguiente en la TVG (que en aquel tiempo apoyaba más al Breo) al repetir la jugada con un cronómetro superpuesto demuestra que la canasta se anotó quedando aún casi 2 segundos de tiempo; al mismo tiempo se ponen las imágenes de la conversación de los árbitros con el delegado, y una persona que sabe leer los labios, y que fue invitada al programa para dar su opinión, dice que no le cabe ninguna duda de que uno de los árbitros vocaliza la siguiente frase: “Es canasta y tiro adicional”.

Aún no sé si fue porque aquello era demasiado sangrante o porque nos hartamos de que nos robasen partidos (en los tiempos del pabellón había unos “atracos” bestiales) el caso es que la gente estalló (y yo entre ellos, lo reconozco). Todos invadimos la pista mientras los árbitros y el Oximesa corrían a los vestuarios, y allí estuvimos más de tres horas, en las que ocurrió lo siguiente:

El Oximesa pensó que la gente quería agredirles (y nada más lejos de la realidad) y se negaban a salir del vestuario, finalmente todo se aclaró y no sólo salieron sin ningún problema sino que se les hizo pasillo y se les felicitó por la victoria. Pero se hizo el firme propósito de que nadie se iba hasta que saliesen los árbitros, y allí estuvimos más de 3 horas hasta que salieron, y en ese momento hubo la siguiente versión oficial: Se dijo que los árbitros intentaron salir por la puerta que da a la explanada donde se ponen las atracciones en San Froilán, pero que cuando iban a salir alguien empujó una portería de balonmano que aprisionó a los dos colegiados y que tras quedar enganchados en la red fueron agredidos. Tengo que decir que yo personalmente nunca creí esa versión, pero el Comité de Competición sí la creyó, y preparó contra el Breogán una sanción tan dura como injusta.

Esa misma noche un periodista deportivo calificó a Lugo como “ciudad sin ley” y al parecer también aludió al número de bares que hay en nuestra ciudad.

https://i0.wp.com/www.pronelugoad.com/UserFiles/Images/1_temporada_10_11/azkar/noticias/sep-27-1.jpg

(Continuará la próxima semana)

2ª parte: https://somosbreogan.wordpress.com/2013/05/20/el-dia-de-los-enamorados-2a-parte-2/

3ª parte: https://somosbreogan.wordpress.com/2013/05/26/el-dia-de-los-enamorados-3a-parte/

Advertisements

Posted on 11 Maio 2013, in Retro. Bookmark the permalink. 8 Comentarios.

  1. Grazas por compartir esta historia da que xa espero a segunda parte, relatos cómo este dan a coñecer a gran historia que ten o noso equipo a todos ós que non vivimos eses tempos do Breogán.

  2. Gran relato dun momento importante deste club do que moitos non temos recordo, e sobre o que sempre houbo moitas dúbidas. Grazas por compartilo.

  3. Eu lera unha vez nalgún medio que os anos seguintes nos pavillóns de España cando os árbitros pitaban mal os afeccionados cantábanlles: Breogán!! Breogán!!

  4. Yo también estuve ese día. Lo recuerdo como si fuese ahora mismo. Era un chavalin que le gustaba tanto ver al Breo que bajaba a las 4 de la tarde para hacer cola delante de la puerta de entrada principal y ser el primerito, ¡claro está!. Lo recuerdo, porque lloré como nunca lo había hecho, nos estaban robando el partido en nuestras propias narices, lloré de impotencia y de rabia. Me acuerdo que yo también me quedé esas tres horas en el pabellón, mi padre (Breoganista de toda la vida) me castigó, no por llegar tarde a casa, sino por haberme quedado allí.
    Recuerdo perfectamente el nombre de la periodista, María Antonia, es más, aún hoy bromeo muchas veces diciendo lo de “Lugo, ciudad sin ley”.
    Un saludo a todos y un gran artículo.

  5. Yo también estuve allí, recuerdo ese día como sí fuese ayer, era una cría y lloré muchísimo, de rabia de impotencia, de ver lo injusto que era a veces el baloncesto, estuve allí durante mucho tiempo con mi padre, que me consolaba…. Difícil de olvidar, pero sigo aquí después de muchos años animando a mi Breo. Que grandes recuerdos.

  1. Pingback: El Día de los Enamorados (2ª Parte) | Somos Breogán

  2. Pingback: El Día de los Enamorados (3ª parte) | Somos Breogán

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

Baloncesto con P, de Palencia claro

todo por Palencia Baloncesto

@KIAenZona

Información sobre o Club Baloncesto Breogán S.A.D.

Blogoncesto

Información sobre o Club Baloncesto Breogán S.A.D.

ZonaOCB

Información sobre o Club Baloncesto Breogán S.A.D.